ELIMINA LAS TOXINAS DE TU ALMA

July 5, 2019

 

Aquel que tiene un encuentro personal con Jesucristo nunca más será el mismo. Sí es posible amar a los que te odian y que no te quedes en el umbral de la indecisión porque, si Dios es Amor y tienes a Cristo en tu corazón, ¡Tú también ya eres todo amor! Dios ya ha puesto parte de su naturaleza de Amor y Santidad en nosotros y, si Jesús ha venido a tu vida le has dado espacio en tu voluntad  para declarar que ya no vives tú sino Cristo vive en ti, que tu antigua manera de ser, decir y vivir ya murió; y que Jesucristo ya resucitó contigo para darte una vida nueva. El asunto es que siendo tú amor, te falta cambiar tus acciones con amor para que respondan de manera natural lo que ya eres: el que habla y actúa con amor. Quien no lo hace se conforma a vivir de manera desnaturalizada. Tú ya eres santo y lo único que falta es que todo tu ser sea santo, pues ya tienes la base y la esencia; la tarea es que en adelante tu conducta y tu agenda sea buscar a los que más odias o te odian y los ames. Dios ya puso en ti amor y ya tienes, por lo tanto, esa capacidad de amar: Él no te pedirá algo que no te haya dado, luego hablar del perdón será tarea fácil.

 

Estamos llamados a iluminar e irradiar siendo agradecidos y el primer paso es apreciar la vida y el don de la existencia que Él te ha dado como un regalo. Eso tan chiquito como saber agradecer puede ser tan fundamental, pues donde hay gratitud habrá una atmósfera de paz que viene de Dios. Debes eliminar toda amargura que sólo despide gases tóxicos y así no puedes vivir; esas toxinas se acumulan en el alma y tu vida pierde sentido y propósito porque con ese corazón desagradecido solo llamas más pobreza y deterioras tu existencia. Queda sentado que la gratitud y la ingratitud están dentro de ti, no hay árbol bueno que dé frutos malos y si tu corazón está sano podrás ser agradecido y amar a tus padres, a tu cónyuge, a tus hermanos, a todos; porque no hay persona mala y no debes atreverte a juzgar a nadie, porque Dios siendo Dios no juzga y sólo ama. Sana tu corazón para que seas árbol de frutos sanos y no podridos.

Los conflictos, divisiones, pleitos judiciales y guerras, se originan en el nivel humano en la línea divisoria entre el bien y el mal que sólo se encuentran en nuestros corazones.

Si el punto de partida eres tú ¿Cómo podrás sanarte? Si estás herido necesitas ayuda urgente de alguien y si es Dios quien te habla de esto hoy, entonces es Su Palabra y la Sangre de Cristo las que te pueden limpiar y sanarte. Es la higiene espiritual la que empieza a limpiar tu manera de pensar. El juzgar no empieza por hablar mal del otro, comienza cuando lo haces contigo mismo y si te juzgas y piensas a ti mismo como malo, debo decirte que tú no eres así y que Dios no te hizo así.


Lucas 6:45 “El hombre bueno, del tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo; porque de la abundancia del corazón habla su boca” buen

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Un lugar para todo.

July 16, 2018

1/2
Please reload

Entradas recientes

March 12, 2020

March 11, 2020

March 10, 2020

March 9, 2020

February 11, 2020

February 7, 2020

February 4, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags