TUS LOGROS NO TE DAN IDENTIDAD



La necesidad de quedar bien ante los demás, sin importar nuestra opiniones o anhelos, tiene que ver con el temor de exponer nuestro verdadero ser. Muchas veces hay la necesidad de esconderse y fingir. ¿Has estado actuando? ¿Te estás escondiendo detrás de una máscara por temor a lo que tú mismo (u otros) encontrarán?

Quizá quieres lograr “una identidad” en base a estudios o logros para sentirte “importante” y crees que esos esfuerzos te darán la confianza para obtener un nombre.

Te cuento que el apóstol Pablo era un hombre altamente brillante y educado, con muchos conocimientos, sin embargo, cuando Pablo conoció a Jesús consideró todo lo pasado como basura, sin importancia.


Filipenses 3: 7-8

En esa época pensaba que todo eso era muy valioso, pero gracias a Cristo, ahora sé que eso no tiene ningún valor. Es más, creo que nada vale la pena comparado con el invaluable bien de conocer a Jesucristo, mi Señor. Por Cristo he abandonado todo lo que creía haber alcanzado. Ahora considero que todo aquello era basura con tal de lograr a Cristo.


Pablo fue honesto acerca de sus fracasos y debilidades pero solo quería ser reconocido como un pecador salvado por gracia.

Dios es nuestra fuente y en Él encontramos nuestra verdadera identidad. Él nos ama sin apariencias. Él te ama sin apariencias y quiere darte el lugar que mereces.


2 Corintios 4:18

No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Entradas destacadas
Entradas recientes