VIDA O MUERTE EN NUESTRA LENGUA. Final



“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad.” (Filipenses 4:8)


Nuestros pensamientos se evidencian en nuestras acciones y en nuestras palabras. Lo que pensamos será lo que, en última instancia, marcará lo que digamos o hagamos. Por lo tanto, si queremos hablar palabras verdaderas, dignas, justas, amables, etc… necesitamos llenar nuestra mente con ese tipo de pensamientos.


Nuestro ser natural siempre dará rienda suelta a las palabras, sin pensar en cómo afectarán a otros. Pero el Espíritu Santo nos recuerda que nuestras palabras pueden de bendición para los demás.


Cuando hablamos palabras de ánimo, sabias, adecuadas, y verdaderas, es por diariamente estamos siendo transformados por medio de Sus Palabras que son verdad y vida para nuestro ser.


Que las palabras que salgan de tu boca sean bellas y den gracia para atraer a las personas hacia nuestro Señor Jesús.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags