ORACIONES CON PODER

Hoy hablemos sobre la vital importancia de la oración para nosotros, pero desde una perspectiva bíblica, sana y desmitificada; de ese modo podremos aportar los hombres y mujeres de oración que esta generación necesita. Hay muchas formas de acercarse a Dios y disfrutar de sus bendiciones y beneficios, pero el punto es que muchas veces nos acercamos y recibimos de Dios, pero no siempre crecemos ni maduramos.

Una forma de mantener tu comunión con Dios es abundando de Su Palabra para que no tengas anemia espiritual, flaquees, ni seas víctima de tus problemas y emociones: sin embargo, debes también tener cuidado de sentirte lo suficientemente maduro porque veas milagros y prodigios en tu vida. La madurez espiritual se adquiere profundizando la Palabra de Dios, pero el punto de quiebre es que si sólo te empapas de la Palabra corres el riesgo de creerte, o muy docto careciendo de amor, afecto y cariño, con aires de dureza y soberbia; o con mucha altivez espiritual llegando a misticismos y supersticiones. El equilibrio de tu comunión espiritual debe ir de la mano con tu oración e intimidad con Dios, porque te da la necesaria dependencia para reconocer que Lo Superior y Sobrenatural está por encima de cualquier conocimiento, lógica y/o emoción.

Esa es la oración eficaz que debemos aprender para saber esperar respuestas y no se trata de repetir súplicas para que no digan de nosotros “qué tipo de creyentes somos si seguimos con nuestras aflicciones y el mismo modo de vivir”. La oración es como un hilo que conecta el cielo con la tierra y no un mero hacer cosas, menos aún intentar servir en la Misión sin hacer oración y fatigarnos porque no oramos. Es fundamental tenerlo en cuenta para tener una vida sólida y consistente.

Para que haya una oración cualificada, debe haber fervor como el de las estériles Ana y Raquel de la Biblia que le clamaron a Dios y pudieron tener hijos. No se puede vivir con la esterilidad que produce aflicción, pues no tener una oración efectiva, con fervor y convicción es como una flecha sin punta que nunca llega a dar en el blanco; o una pintura de fuego porque no da calor; un cadáver que no tiene vida o una espada sin filo que no corta nada.

Salmos 119:105

Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Misión
Cristiana
   Paz y amor

+51 497-5353

informes@micpa.pe

Of. Administrativa - Calle Bellas Artes

San Borja, Lima Perú

  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon

@2017 by MICPA. Producido por Bless Social Marketing