VIVIR EN LA CÁRCEL DE LA AMARGURA. PARTE 1

December 2, 2019

 

Comencemos nuestra reflexión recordando que hay tres tipos de personas: unas que son como el vaso, otras como un canal o tubería y otros como una fuente. Los dos primeros contienen agua: el vaso es un recipiente que solo recibe el agua y no tiene la propiedad de dar, el canal o tubería solo transporta; pero los que son como la fuente o manantial producen agua para los demás. Del mismo modo, debemos buscar ser más que vaso o canal; y convertirnos en fuente para producir agua y dar de beber a los demás.

 

Para muchos el perdón es algo superficial y de pasada que “solo sale de la boca para afuera”, pero el perdón es algo mucho más radical porque la amargura es producto del resentimiento, maltrato, humillación, etc. y si lo mantienes en tu corazón es pecado y no te hace bien para tu salud si te vas a dormir con ese peso.

 

El amargado siempre contagia al resto provocando el chisme y al “regarse más” genera calumnias y difamaciones hasta llegar a un comportamiento paranoico, de modo tal que estamos ya frente a un problema y un arquetipo social convirtiéndose para el promedio de los peruanos hasta como un trasfondo cultural. En ese sentido, nuestra tarea es tratar de introducir algo nuevo en nuestra vida y romper con ese estilo practicando lo que dice La Palabra: “Que el sí sea sí y, que el no sea no” (Mateo 5:37), dejándonos de ambivalencias para vivir como verdaderos ciudadanos del Reino.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Un lugar para todo.

July 16, 2018

1/2
Please reload

Entradas recientes

March 12, 2020

March 11, 2020

March 10, 2020

March 9, 2020

February 11, 2020

February 7, 2020

February 4, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags