ORACIÓN CON FERVOR

October 24, 2019

 

Una lectura detenida de Mateo 7:7-12 nos muestra que la oración eficaz debe ser siempre ferviente pues si Jesús que es el Hijo de Dios nos dice que se recibirá es porque es verdad: la gente padece y sufre por falta de conocimiento, pero debe saber que la oración es el hilo que conecta el cielo con la tierra y dejar a un lado su humanidad para atraer todas las provisiones del cielo. Sin oración vives por vivir, puedes tener medallas, títulos y nada más; mientras que orando y relacionándote con Dios encontrarás más gracia y prosperidad, sintiéndote incluso la persona más feliz del mundo.

 

Dice Santiago 4:1-10 que cuando hacemos las cosas basándonos en nuestras fuerzas, obtendremos sólo insatisfacción, cansancio, gastritis, tensiones y egoísmos; llegando al final a frustrarnos porque sólo Dios y Su palabra son los que siempre estarán presentes. Muchas cosas no logramos conseguir con la oración simplemente porque no pedimos o pedimos mal por la sola autocomplacencia. Si para nosotros Cristo es realmente la Puerta y la Llave que nos muestra a Dios, entonces conociéndolo y teniéndolo en todos los detalles de nuestra vida y especialmente en las pequeñas cosas, estamos en una dimensión diferente de fe. No es posible entrar a esa vida de fe sin oración pues no se trata de una mera multiplicación de los panes o curar enfermos; y los discípulos lo detectaron, por ello le piden a Su Maestro que les enseñe no a predicar, a cantar alabanzas o a cómo ser líderes, sino a orar.

 

Siempre existen obstáculos y una de las cosas que debemos derribar es que a veces dejamos de orar porque nos sentimos indignos y sucios, pero recalquemos nuevamente que la Llave es Jesús y no podríamos hacer nada sin Él en nuestras vidas. Requerimos para ello, la capacidad y la actitud de la humildad para reconocer nuestros errores y acercarnos a una vida de oración. Como un ejemplo anecdótico pero no menos trascendente, a veces nos quejamos del difícil tráfico vehicular en Lima: pero podríamos aprovecharlo acaso para orar, hablar más de y con Dios.

Deja de vivir quejándote por lo mal que les va a tus hijos o a alguien cercano, porque ha llegado el tiempo de orar y reconocer que debes buscar un solo Altar sin necesidad de indagar con otras recetas y confiar solo en Dios; porque si has aprendido a caminar feliz en la vida es porque no te fías de nadie para que no te defraude. Rompe el tabú y has como Elías que oró y hubo lluvia (1 Reyes 18).

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Un lugar para todo.

July 16, 2018

1/2
Please reload

Entradas recientes

March 12, 2020

March 11, 2020

March 10, 2020

March 9, 2020

February 11, 2020

February 7, 2020

February 4, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags